Diferencias entre esmalte normal, semipermanente y uñas de gel

Es la pregunta del millón en cuanto a cosmética de uñas se refiere: ¿qué es mejor: esmalte de uñas normal, semipermanente o uñas de gel? Hemos probado las tres opciones y os contamos qué nos parece cada una:

Esmalte de uñas normal

Por supuesto, el esmalte normal es el menos dañino aunque también se estropea antes. Si eres como nosotras, que enseguida nos impacientamos, no conseguimos que nunca se seque bien y acabamos estropeando alguna uña.

Consejo: si tienes las uñas quebradizas, es mejor aplicar siempre una base de uñas antes del color y usar aceite cada noche para fortalecerlas.

A favor: se puede hacer en casa, es barato y menos invasivo.

En contra: no dura más de dos o tres días en perfecto estado (siendo optimistas).

Esmalte de uñas semipermanente

En los últimos años, han proliferado centros de estética especializados en la aplicación de laca de uñas semipermanente.

Este esmalte tiene un 50% de barniz y el resto es esmalte normal. Su composición permite que dure más que un esmalte normal pero también requiere mucho más trabajo en su aplicación. Aunque en Amazon puedes encontrar lámparas LED que te ayudan a secar el esmalte, por lo menos al principio es bueno dejarse aconsejar por un profesional.

¿Cómo se elimina? Pues rascando con una paleta especial el esmalte para eliminar la capa más sólida y aplicando acetona de forma intensiva.

A favor: duran más (aproximadamente un mes, en función del crecimiento de la uña)

En contra: es aconsejable aplicárselo en un centro de estética y el uso prolongado de este tipo de esmaltes puede provocar problemas dermatológicos.

Uñas de gel

Este tipo de esmalte tiene mucha más proporción de barniz, por lo que es mucho más duradero que el esmalte semipermanente. Además, el color es más brillante. Por ejemplo, realmente en un rojo se nota mucho la tonalidad.

Las uñas de gel se suelen aplicar en centros de estética y es una técnica que se usa para, por ejemplo, simular las uñas de celebrities como Rosalía o Kylie Jenner.

Para nosotros podría ser una buena opción si lo que queremos es despreocuparnos de la manicura. Aunque sí os queremos decir que no la recomendamos en caso de uñas frágiles ya que la laca no pega bien en la uña y se empieza a laminar a los pocos días.

A favor: en condiciones normales, dura mucho más y el color es mucho más brillante.

En contra: no aconsejado para uñas quebradizas. Además, el servicio es más caro y también puede conllevar problemas dermatológicos a largo plazo.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.